Encontrar las enseñanzas mientras viajaba

Por Simone Moessinger

Mi alma gemela y yo decidimos viajar por el mundo. Ambos renunciamos a nuestros trabajos y empezamos a viajar. Ya en las primeras semanas había notado algunos cambios internos, y todo un mundo nuevo se abrió ante mí: el mundo de Dios, los ángeles y los maestros ascendidos. El momento en que llegamos a Australia fue como una bomba que explotaba: una hecha de mariposas, corazones, ángeles, amor, energías y un mundo completamente diferente.

Saint GermainEra como si un portal se hubiera abierto. Una puerta a una nueva vida. Después de seguir la guía de mis ángeles durante algunas semanas, mi alma gemela y yo vimos la película “Cambio de hábito”. Al final de la película, cuando me sentía positivamente renovada y feliz, miré de reojo la televisión. Se mostraron los créditos finales de la película y vi un nombre “Germain”.

De alguna manera, encontré este nombre extraño. Soy alemana y pensé: “Qué nombre tan extraño. Casi se parece a la palabra: “alemán” (en inglés German)”. No volví a pensar sobre eso. Sin embargo, aproximadamente media hora después, decidí leer más sobre mi nuevo pasatiempo: el mundo espiritual. Quería terminar un artículo que había empezado a leer pero que no había terminado, y ahí estaba de nuevo. Esta vez se mencionó su nombre completo: SAINT GERMAIN.

No podía creer lo que veía. No creía en las coincidencias. Entonces, ¿por qué vi el mismo nombre extraño dos veces? ¿Quién era este personaje Germain? ¿Y se suponía que era un santo? ¿De verdad?

Comencé a leer más sobre él. Luego leí que Guy Ballard (Godfré Ray King) había escrito algunos libros con él. Comencé a leer mi primer libro de la serie de libros del YO SOY y me adentré en el jardín más maravilloso que jamás había visto… Sacudió mi vida por completo y fue el comienzo del viaje más hermoso que jamás había realizado en mi vida.